¿Hay algo peor que volver a casa y encontrar tu ropa o tus muebles masticados y convertidos en una masa babeada por tu perro, por el mero hecho de estar aburrido? Es algo que enfurece, y lo peor de todo es que tu perro nunca sabrá qué es lo que hizo mal.
Claro, hay algunos casos en que un perro puede entender que han destruido algo que querías, pero en la mayoría de las ocasiones, cuando mastican lo hacen sin un ápice de malicia y más por la falta de límites y el deseo de estar más cerca de ti.

 Los Motivos tras la Masticación
Los perros mastican sin importar qué. Han nacido con el deseo de masticar, así que se trata simplemente de una cuestión de dónde y qué masticarán. Como ya he dicho, puede que lo hagan en tus posesiones por varias razones.
Para empezar, puede ser que hayas animado este comportamiento cuando era pequeño. Muchos dueños son testigos de cuando sus cachorros empiezan a tener dientes, y les dan lo que tienen más cerca para que mastiquen…A menudo una vieja camiseta o un zapato.
El problema empieza, por supuesto, por darle nuestras viejas ropas, porque simplemente estás enseñándole a tu perro que está bien si mastica tus posesiones cuando necesita morder. Es imposible retroceder en el tiempo y detenerlo la primera vez, pero puedes pararlo ahora que se ha convertido en un problema.
Otro motivo muy común para la mastiacción es que tu perro simplemente te echa de menos y va a por el objeto más cercano que puede encontrar, y que le recuerde a ti…Un objeto que huele como tú, por ejemplo. Otros perros simplemente disfrutan masticando cosas, destruyéndolas por diversión, manteniéndose ocupados. 
Deteniendo el Comportamiento de Masticación
Hay muchas maneras de limitar estas acciones. Para empezar, puedes limitarle el acceso a ciertas partes de la casa. No le permitas ir a tu dormitorio cuando te marchas, o, si tienes que hacerlo, enséñale a permanecer en una caseta y déjalo allí cuando te vayas.
Si esta no es una opción, debes establecer las leyes y mostrarle que tus posesiones no son para masticar. Puedes rociarlo con coloquíntida o pimentón para detener esta actividad, y a la vez debes reemplazarlo con algún juguete de Kong o algo similar.
También puedes considerar la idea de vigilar a tu perro mientras estás en casa para minar este comportamiento. Vigila cuándo juega y cómo juega. Si lo animas a jugar con sus juguetes y lo disuades de que sea con tus posesiones, aprenderá muy deprisa que hay ciertos límites que no debe sobrepasar.

La mayoría se adaptan a estos límites y los mantienen. Esto significa no dejarle acercarse a los muebles sin permiso, no dejar que entre en ciertas habitaciones, y enseñarle ciertas palabras que pueda reconocer rápida y fácilmente.
Los perros son criaturas de costumbres. Si creas un ambiente habitual para ellos, rápidamente se adaptarán a él y dejarán sus comportamientos destructivos. Pero debes ser consecuente como esperas que él lo esa. Tu perro masticará, sin importar lo que hagas. Es imposible detenerlo, y si lo intentas sólo lo confundirás. Pero puedes conseguir fácilmente que deje de masticar las cosas que son importantes para ti.
Con mucha atención y una gran dosis de ejercicio, ningún perro se convertirá en una piraña en tu hogar, destruyendo todo lo que se le ponga delante.
Te recomiendo encarecidamente que mires la página web que hay debajo, la que contiene la mejor guía para evitar que tu perro mastique, ladre, cabe o sea agresivo, y te ayudará a tratar con todo tipo de problemas de comportamiento:  http://284225tf-3bzq0r2n9rr0imohv.hop.clickbank.net/
Que tengas un buen día,


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total